Destacado Economía Gobierno Política Salud

Mazzoleni sostiene de un hilo a Marito

La buena gestión del Ministro de Salud, Julio Mazzoleni al frente de la pandemia del Coronavirus está salvando al presidente de la República de un fracaso total de gestión y de un inminente juicio político. Los graves hechos de corrupción recientemente destapados y que se realizan con el pretexto de la pandemia puso a la sociedad paraguaya al borde de la desilusión y del asco al ver como una enfermedad que está matando a miles de personas en el mundo y que arrastra a otros millones a soportar encierros y grandes pérdidas de negocios y de trabajos, es utilizado por algunos cercanos al poder para llenar sus bolsillos.

Se trata del entorno cercano del Presidente de la República, Mario Abdo Benítez, de una aparente rosca feroz en el propio ministerio de salud y que se extiende por un gabinete ministerial desbandado y que aprovecha el momento para llenarse los bolsillos, total, la pandemia aguanta todo.

El esfuerzo de la gente de mantenerse en sus casas, siguiendo las reglas impuestas por el Ministerio de salud para salir airosos de esta pandemia, parece ir hacia el fracaso. El Ministro de Salud y su equipo médico había mantenido el discurso que necesitabamos tiempo para prepararnos en materia de salud, para enfrentar la pandemia (necesitábamos mas respiradores, más camas hospitalarias y de terapias, y sobre todo el material de protección para los médicos y el personal de blanco que estará en primera línea en esta lucha). Era importante contar con estos elementos para cuando el virus tome una porción importante de gente en el país. Sin embargo, al destaparse la olla de la corrupción en el ministerio de salud, hoy sabemos que hemos perdido esos días (unos 20 dias) pues todo lo que se contrató para la compra, camas, respiradores equipo de protección para médicos, etc, fue rechazado, pues al pillarse que todo era trucho, falsificado y no respondían al pedido del Ministerio, solo quedo el camino del rechazo. Con esto se duplicaba la tremenda sobrefacturación realizada sobre esos productos y además no vendían gato por liebre, jugando con la salud de la gente. Al final, estamos igual que al principio, sin camas, sisn respiradores, sin protección para médicos, etc. y con una epidemia en aumento.

Esta corrupción es asesina, se lee en las redes sociales. La corrupción mata es lo que se observa con claridad. La población no está equivocada cuando sostiene que esto es criminal, pues no solo pone en peligro a todo el personal de blanco al pretender entregar protectores falsos, sino que dejo a un país al borde del colapso sanitario.

Hace solo unos días se dio una discusión entre el Presidente Mario Abdo Benítez, el Ministro Mazzoleni y el Ministro de Hacienda, Benigno López, pues la intención del hermano del presidente de terminar con la cuarentena, choco con la posición del Ministro de salud, quien sostuvo que lamentablemente por la corrupción y de no haber aprovechado este tiempo para la compra de equipos (pues fueron rechazados por el Ministerio), el sistema de salud no está preparado para el contagio masivo y abrir hoy la cuarentena nos conduciría irremediablemente hacia un contagio masivo y un colapso del sistema sanitario. Incluso el ministro Mazzoleni insinuó en renunciar pues no quiere ser la cabeza del desastre sanitario. Gano la pulseada el ministro Benigno López y se iniciará ahora la denominada cuarentena inteligente, que no es otra cosa que empezar a salir a las calles y a hacer nuevamente una vida cotidiana.

Políticamente el presidente Mario Abdo Benítez habría cometido un error al inclinarse hacia la posición de su hermano, quien desea recaudar y no se conforma con los miles de millones de dólares conseguidos para esta pandemia.

Mazzoleni sostiene de un hilo a Marito, pero ese hilo es muy fino y si fracasa esta lucha contra la pandemia y los muertos comienzan a ser nuestra rutina, irremediablemente la cabeza del presidente rodara tras el fantasma del juicio político, que muchos están esperando en la sombra

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *