Así se construyó e inauguró el local colorado

DURANTE LA PRESIDENCIA DE TOMÁS ROMERO PEREIRA

354

El local de la Asociación Nacional Republicana (ANR) fue inaugurado el 26 de octubre de 1957 bajo la presidencia del arquitecto Tomás Romero Pereira. El costo total de la obra, incluyendo el local del diario “La Unión” (luego, “Patria”) sobre la calle Tacuarí, ascendió a la suma de 26.424.704,73 guaraníes.

En 1950 las autoridades coloradas deciden abandonar el antiguo local partidario de la calle España para lo cual adquieren otra propiedad en la calle 25 de Mayo casi Tacuarí donde se construyó la nueva sede.

La escritura de transferencia firmó el entonces presidente de la ANR, doctor Zacarías Arza y de inmediato gestionó la confección del proyecto del edificio.

El planeamiento de la obra estuvo a cargo de los arquitectos José Luis Escobar (nieto del general Patricio Escobar, uno de los fundadores del Partido Colorado) y Homero Duarte. La redacción del proyecto estuvo a cargo del arquitecto Tomás Romero Pereira.

El 11 de setiembre de 1952 se adjudicó la construcción a la firma danesa Christian y Nielsen, ingenieros constructores de renombre mundial. La firma del contrato con los profesionales de Copenhague estuvo a cargo del entonces presidente de la ANR, Rigoberto Caballero.

La Junta de gobierno del Partido Colorado designó directores de la obra a los arquitectos proyectistas Escobar y Duarte y; supervisores en representación de la Junta al ingeniero Gustavo F. Alberto Storm y arquitecto Romero Pereira.

Mientras se demolía una vieja construcción de la propiedad adquirida, la ANR mandó construir dentro del mismo predio pero sobre la calle Tacuarí el local del diario respectivo. Tras peregrinar en locales alquilados, el periódico se asentó en su local propio en febrero de 1954. El costo de su edificación fue de 1.281.263,01 guaraníes.

Para lo que se conocería con el nombre de “La casa de los colorados” se apelaron a materiales preferentemente nacionales e importándose aquellos inexistentes en el país.

La obra costó, incluyendo mobiliarios, 25.143.441,72 guaraníes. En el día de la inauguración respectiva, que contó con la presencia del presidente de la República, Alfredo Stroessner, el entonces presidente de la ANR, arquitecto Romero Pereira, dijo en su discurso que “el alto costo de los ascensores ha postergado su instalación y que, aún falta abonar pequeños saldos adeudados a los sub-contratistas, que no han presentado sus liquidaciones”.

En el primer piso se encuentra el Patio de Honor para los actos partidarios, el Museo Partidario, que también servirá – anunciaba Romero Pereira – como sala de conferencias y reuniones de los organismos auxiliares; el restaurante con sus dependencias; el hall de entrada con su sección de informaciones; pórticos y terrazas de gran capacidad.

El segundo piso se destinó para las oficinas de la secretaría general, sección de servicios jurídicos, secretaría de seccionales de la capital, secretaría de seccionales de campaña, secretaría de reorganización partidaria, sección de afiliaciones, sección de cédulas de identidad partidaria, sección archivo general, secretaría de asuntos estudiantiles, secretaría de asuntos obreros y oficinas para organismos auxiliares (comisión central femenina, comité central juventud colorada y Centro Colorado Blas Garay) y la central telefónica.

En el tercer piso debían instalarse la sala de sesiones de la Junta, las oficinas de la presidencia, la secretaría política, la sala de comisiones, la biblioteca, sala de lectura, la administración y contaduría.

En la planta baja se ubican un depósito, el gabinete fotográfico y la entrada de autos con su portería elevada. La comunicación entre los diferentes niveles del edificio se realiza por tres escaleras de tramos rectos, revestidas con material granítico.

En el acto de inauguración el arquitecto Romero Pereira enfatizó: “Este es, en suma, el resultado de la colaboración integral del esfuerzo colorado, que la Junta de Gobierno de mi presidencia hoy inaugura y libra al uso de todos los correligionarios. Y si nosotros tuvimos la capacidad de erigir este monumento, tenemos el derecho de exigiros a vosotros, jóvenes amigos colorados que recibís la herencia, que lo uséis con dignidad y lo conservéis con decoro, tal como cuadra a vuestro pundonor de colorados, tanto vosotros como nuestra más remota posteridad”.

El arzobispo de Asunción Aníbal Mena Porta bendijo el edificio.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: