Ñeembucú sobrevive en medio del agua que sigue subiendo

27

La realidad va de mal en peor. La lluvia no para. Al contrario, es más constante. Dicha situación empeora la crisis en Ñeembucú. Las ayudas alivian, pero la realidad duele, y mucho. El gobernador Carlos Silva manifestó que aguardan con ansias los 400.000 kilos de víveres prometidos por la Secretaría de Emergencia. En tanto, Argentina envió dos helicópteros para trasladar los víveres y dar el auxilio a los damnificados.

Por suerte, las motobombas en Pilar están están funcionando. Eso es algo en medio de las aguas que no paran de subir. El gobernador lamentó la situación por la que están pasando: la cantidad de animales perdidos y ahogados y las cuantiosas pérdidas económicas en los hogares ñeembuqueños.

En otro momento, relató las vicisitudes que viven en su día a día los pobladores, atravesando kilómetros de agua y barro para llegar a la escuela o buscar comida.

En Ñeembucú, ya son 30 mil las personas afectadas por las inundaciones. Misma situación soporta algunos distritos de Misiones y del bajo Chaco. Por suerte, las aeronaves argentinas empezaron a operar mientras la ayuda de la SEN llegan para beneficio de los afectados.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: