El pantanal no es para colonizar

97

(Por Efraín Martínez Cuevas)

El departamento del Alto Paraguay es el más abandonado de nuestro país. Ahí puede ocurrir un terremoto que en el resto del país no nos enteraremos, menos en la capital. Por eso, los más pícaros lo miran con notable admiración de modo a pegar algún golpe que les permita hacerse de alguna fortuna de la noche a la mañana. Por ejemplo, colonizando el pantanal.

Pero también el mismo departamento es atractivo para los inversionistas serios que ven en él la oportunidad para trabajar el eco turismo como de hecho un grupo religioso lo viene practicando.

Alto Paraguay por la desidia de los responsables de los tres poderes del Estado es presa fácil para los que como un tal Repossi, amigo del fallecido Lino Oviedo, son capaces de invadir una propiedad como lo hicieron en Puerto Leda,Alto Paraguay, contra la de la comunidad conocida como Asociación del Espíritu Santo para la Unificación del Cristianismo Mundial pelando títulos de dudosa legitimidad.

El tal Repossi se dedica a la compra venta de propiedades rurales en el Chaco. En Santa Rita nos dijeron que es “colonizador” en la región Occidental, o sea de los que fraccionan grandes extensiones de tierra para su venta a clientes, preferentemente extranjeros.

No es pecado vender tierras rurales. Es pecado, así en la Tierra como en el cielo, vender tierras de El Pantanal para trabajarlo como unidad rural.

Como en Alto Paraguay prácticamente está ausente el Estado cualquiera puede hacer lo que mejor le plazca contra los que, confiando en las leyes paraguayas, invierten ingentes sumas de dinero en la adquisición de tierras en aquellos desiertos con fines eco turísticos.  La asociación religiosa mencionada es víctima de un atropello como el que llegó a los estrados judiciales.

La empresa invadida defiende los árboles, los peces, los carpinchos, los reptiles del pantanal; Repossi como colonizador sabe fraccionar tierras para vender. Es su negocio y está en su derecho, que bien lo puede ejercer en el Alto Paraná, Canindeyú, Caaguazú, no en el entorno del Pantanal del Alto Paraguay.

En el pantanal, donde está Puerto Leda, se necesita salvar el eco sistema que protege a la gran naciente del río Paraguay y no unidades agropecuarias que irreversiblemente tiran los bosques.

Soy de los que apoyan la producción rural y porque es fuente de riqueza apoyo la apertura de las extensas chacras allí donde no destruya la naciente de un importante río, como el Paraguay, por ejemplo.

En el caso de Puerto Leda donde está asentado el grupo invadido, dedicado a proteger la naturaleza, no estoy de acuerdo con la creación de ninguna unidad agropecuaria, como no estará quien tenga dos dedos de frente, que necesariamente destruirá el boscaje. Puerto Leda es parte vital del origen del río Paraguay. Esa es su cuna, es la matriz de nuestro principal río navegable.

Los ministros de la Corte Suprema de Justicia se deberán expedir sobre la tenencia de la propiedad invadida.

Que los jueces tengan en cuenta no solo la legitimidad de uno de los títulos (que para los invadidos es la de ellos) sino la necesidad de proteger la naciente del Río Paraguay, los bosques que circundan el pantanal lo mismo que toda su fauna terrestre e ictícola.

Lo más importante de todo es no reventar la naciente de nuestro río y ya que no hay presencia de la autoridad nacional que cuide aquel rincón situado a 770 kilómetros al norte de Asunción que la balanza de la Justicia se incline a favor de los invadidos, vigilantes decididos a defender ese pedazo de la naturaleza paraguaya.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: