Las rejas del local colorado y el ideal de Tomás Romero Pereira

66

La enseñanza y, especialmente,  la voluntad de los mayores deben ser respetadas. Así fuimos enseñados en Paraguay. En la Asociación Nacional Republicana, Partido Colorado, hay afiliados que dejan de lado los deseos y los transparentes y frescos pensamientos de los mayores. Nos explicamos:

Con el tiempo, los cambios se dan muchas veces contraviniendo expresos pensamientos republicanos como los referentes  a las verjas altas del local partidario. En algún momento unos colorados sin escrúpulos atacaron el local de su partido haciendo tabla rasa a la idea de uno de las columnas del centenario partido, el arquitecto Tomás Romero Pereira.

¿Qué decía el caudillo colorado?

Decía en su carácter de presidente de la ANR y principal responsable de la construcción del local partidario sobre la calle 25 de mayo: “La franca entrada del palacio, carente de puertas monumentales o rejas macizas, simboliza el sentido de la libertad que entraña el coloradismo”.

A renglón seguido expuso cuando se inauguraba el local el 26 de octubre de 1957: “A la sombra de las amplias galerías interiores y de los pórticos abiertos, concebidos sin rebuscamiento ni resquicios, a la manera de un gimnasio ateniense, los correligionarios encontrarán el ambiente adecuado para el diálogo fraternal y amable, y para el pensamiento elevado que debe presidir la vida de relación entre los colorados, tal como son ajenos estos pórticos y estas galerías a rebuscamiento malicioso o al resquicio desleal”.

¿Por qué enrejaron el local partidario?

Sobre todo, suponemos, por desconocer el pasado partidario, por ignorar a sus principales líderes, por ningunear sus altos pensamientos cívicos y; sobre todo, por ignorar el sentido de la libertad que entraña el coloradismo.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: