Artistas y escritores paraguayos que fueron empleados públicos

51

FOTO: (De. Izq. a Der) Teodoro S. Mongelós, Roberto Holden Jara, Epifanio Méndez Fléitas, Natalicio Talavera y Juan Emilio O’Leary.

Pocos saben: Muchos artistas y escritores paraguayos han sido funcionarios públicos, algunos más tiempos, otros menos; unos, en altos cargos, otros en los más modestos e increíbles. Sus pasos por las oficinas públicas están anotados en los decretos y leyes guardados en los cientos de volúmenes del Registro Oficial de nuestro país.

El Estado paraguayo siempre fue un excelente empleador de los profesionales del arte, las letras y de la comunicación toda.

Natalicio Talavera, Ildefonso Bermejo, Juan Emilio O´Leary, por citar solo a tres personalidades de las letras, han formado parte de los equipos de gobierno que fueron turnándose a lo largo de los últimos 147 años, incluyendo al período administrado por Francisco Solano López.

Así, por ejemplo, se tiene al poeta guaireño Manuel Ortíz Guerrero ocupando el cargo de “escriba” en el Ministerio del Interior en 1916, formando parte de una camada de funcionarios de dicho ministerio que integraban Ramón Corvalán Ortíz, Bernardo Candia Mora, Narciso R. Colmán, Benjamín Allén Gómez, Manuel Uriarte Gondra, todos haciendo de escribas de esa cartera de Estado, durante el gobierno de Eduardo Schaerer y Manuel Gondra, quienes han firmado los decretos respectivos de nombramientos.

Epifanio Méndez Fleitas no fue solo el autor de Floripa mi, Che Jazmín, Chemboé harepe, San Pedro del Paraná, etc., sino el mismísimo jefe policial y presidente del Banco Central del Paraguay de algún tiempo de la década de 1950. Además fue un activista colorado de peso.

Teodoro S. Mongelós, cuyos íntimos le pusieron por sobrenombre Ovechá jhú, fue conductor de los tranvías a cargo del Estado y, luego, diputado por el Partido Colorado.

A Diosnel Cháse lo encontramos siendo funcionario público desde joven primero de la Dirección de Aduanas, de la Dirección de Impuestos a la Renta y del Ministerio de Salud Pública. En los últimos años de su vida fue portero en el bloque de emergencia de los Primeros Auxilios, sobre la calle Brasil de la capital.

El pintor Roberto Holden Jara fue concejal municipal en Itacurubí de la Cordillera, aprovechando el cargo para comprar unos terrenos en las calles General Díaz y Daniel García en el área urbana del pueblo. También ocupó el cargo de Delegado de Gobierno del Alto Paraguay. Holden Jara fue pintor de paisajes, retratos y desnudos.

El autor de Tetaguá Sapucai, Víctor Montórfano (su nombre completo es Víctor Benitez Montórfano), fue funcionario de la Presidencia de la República durante gran parte de la década de 1940, donde actuó de interventor de empresas privadas (Philips, radio Teleco, etc.).

El escritor Ezequiel González Alsina fue uno de los hombres de letras “ganado” por el Estado que más cargos y tiempo estuvo al servicio público. Fue ministro de Agricultura y Ganadería, fiscal, funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores, del Senado y dirigió el diario Patria, vocero del partido de gobierno.

El dramaturgo Fernando Oca Delvalle fue funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores, Instituto Geográfico Militar y de la Comisión Demarcadora de Límites con Brasil, mientras que uno de los creadores de Radio Ñandutí, Teófilo Escobar, fue funcionario de Aduanas y de la Dirección de Impuestos Internos.

 

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: