¿Por qué Morselli se aferra al cargo y divide espacio Cultural?

234

¿Puede la Cultura vivir con éxito en medio de la división que se produce sobre la gestión de la actual Directora general de El Cabildo, Margarita Morselli?. Esta es una pregunta que deben responder todos los miembros de la comunidad cultural paraguaya. Por encima de los dimes y diretes, hay una profunda división por lo que se escucha en el ambiente, donde también hay críticas y silencio sobre su administración, hechos que golpean todo lo que es Marca Paraguay.

La duda instalada sobre la figura de Morselli obliga a la toma de algunas decisiones, por el bien de la misma cultura nacional. Una debe venir de la misma Morselli, quien antes de renuncia se apega al cargo al buscar la sentencia judicial que mantiene en el cargo pese a su jubilación. ¿Por qué tanto esfuerzo en mantenerse en un puesto que hoy es como una filosa navaja que corta en dos el mundo cultural?

Otra cuestión que se impone es deslindar la transparencia sobre la gestión, donde hay acusaciones que se dieron por los medios de prensa y están en archivos. Otro interogante que aparece ante la inovilidad de la titular de El Cabildo es quien la protege. Acá las miradas apuntan a Fernando Lugo, actual titular del Congreso, que mantiene su parsimonia sobre el tema. Según testimonios, el líder de Frente Guasu dice una cosa y hace otra distinta, blindando a Margarita Morselli.

Morslli está por cumplir doce años en el cargo de directora general de El Cabildo. En la página web del Senado se precisa que la funcionaria ingresó a la institución en el 2004. Percibe un salario de G. 17.700.000. Además, recibe en concepto de gasto de representación G. 3.927.900, así como en bonificaciones y gratificaciones G. 4.325.580, sumando un total de G. 25.953.480, en forma mensual.

La otra discusión que se genera es que ella al mantenerse en el cargo obstáculiza que jóvenes puedan aceder en jerarquía ascendente dentro de esa estructura donde se paga salarios con el aporte de los aportes de la ciudadanía. Lo cierto es qu ella, con su proceder, mantiene a la comunidad cultural con posiciones bien enfrentadas y ante esa simple realidad ya surgue la pregunta si eso conviene a la cultura paraguaya.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: