El pontífice retornó ayer a Roma después de una larga visita a este país.

En su último día sufrió un golpe con el papamóvil que le provocó una cortadura.

24

El papa Francisco formuló este domingo desde Cartagena un llamado contra la “violencia política” en Venezuela y a favor de una “solución a la grave crisis” que acorrala a ese país. 

Al término del Angelus, el pontífice elevó una oración “especial por la vecina Venezuela” y pidió “que se rechace todo tipo de violencia en la vida política y se encuentre una solución a la grave crisis que se está viviendo y afecta a todos, especialmente a los más pobres y desfavorecidos”.

Pedido. El pontífice dirigió su mensaje al pueblo venezolano en particular, y a los más de 300.000 migrantes que han encontrado en Colombia “un lugar de acogida”, entre ellos miles que cruzaron la frontera por la agudización del enfrentamiento entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición.

Clamó por una salida a la difícil situación política y económica que enfrentan los venezolanos desde la iglesia San Pedro Claver, un sacerdote jesuita defensor de los esclavos en el siglo XVII.

El Vaticano ha apoyado los intentos fallidos de diálogo entre Maduro y sus adversarios políticos, en punto muerto desde antes de que el presidente apoyara la instalación de una Asamblea Constituyente que rige con plenos poderes desde el 4 de agosto.

Último día de visita. Francisco sufrió en su último día de visita a Colombia, una pequeña cortadura en la ceja y una inflamación en el pómulo izquierdo después de un frenazo del papamóvil que lo transportaba por un barrio de la caribeña ciudad de Cartagena. “Me dieron una piñada (puñetazo)”, bromeó el pontífice.

Francisco, que cierra este domingo su visita de cinco a días a Colombia, siguió con su recorrido de 3,5 kilómetros hasta la plaza central de San Francisco, uno de los barrios más pobres de la conocida ciudad turística.

El papa viajará este domingo a Roma luego de abogar principalmente por la paz y la reconciliación en un país que busca superar un conflicto armado de cinco décadas.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: